Empapelar paredes

El papel pintado ha vuelto, y eso no es una gran novedad puesto que hace ya unos años que se esta instalando de nuevo en los hogares más modernos de las ciudades. Lo bueno de este método y por lo que cada vez son más los que se animan a usarlo para transformar y decorar sus casas, es que además de ser fácil y rápido de poner, tenemos infinidad de diseños: para niños, mayores, clásicos, vanguardistas.

Diseños naturales, urbanos, realistas, pictóricos... se podría decir que el papel pintado es un mundo en el cual si no tenemos muy claro lo que queremos, nos podríamos perder facilmente. Aunque si es cierto que es muy fácil de conseguir, por lo que si el resultado nos cansa, podremos renovar nuestro ambiente sin muchos problemas.
Brevemente os describo como debemos de trabajar la pared en la que vamos a instalar el papel, antes de pegarlo:
- Reparar, rellenar y lijar grietas e imperfecciones
- Limpiar y secar
- Aplicar una pintura base (sellador) para obtener mejores resultados.
Tras estos pasos, pasaremos a pegar nuestro papel, es un proceso un tanto delicado por lo que trabajar en pareja nos facilitara la tarea:
- Encolar la superficie, poco a poco e intentando no dejar grandes cantidades de cola que nos puedan crear problemas.
- Colocar la tira de papel en la pared, comenzando desde la parte de arriba presionando poco a poco con las palmas de la mano.
- Recortar el sobrante, cuando lleguemos a ras del suelo o rodapiés.
- Continuar con la siguiente tira de papel, tomándonos nuestro tiempo para que coincida (si es una serie de dibujos o formas) con el anterior.
- Por último, cuando tengamos toda la pared empapelada, retiraremos la cola sobrante con una esponja húmeda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por los comentarios. Siempre son bien recibidos y ayudan a seguir.

Un saludo

Suscribete! Recibiras las novedades por email